ebookspain y la edición digital

ebookspain y la edición digital

Como quizás ya sepan algunos, la Asociación Española de Edición Digital #ebookspain se ha constituido de forma oficial. Un grupo de seis profesionales del mundo de la edición hemos considerado que ha llegado la hora de dar un paso adelante y apostar por una organización seria, con aspiraciones de calidad en los procesos y flujos de trabajo. Un proyecto como este es importante por muchas razones, pero me voy a detener solo en dos.

La calidad por encima de todo

Es un hecho constatado el que la calidad ha devenido un elemento secundario en la actual industria editorial; por desgracia, esto no se limita a la edición digital, sino que afecta también (y sobre todo, siquiera por las cifras de publicación hogaño) a la tradicional. El que algunos sedicentes profesionales del ramo hayan propiciado una disminución de los criterios de calidad no significa que ésta haya desaparecido. En un momento en el que la edición digital empieza a configurarse como una vía repleta de posibilidades (piensen en EPUB3, EDUPUB, widgets, etc.) es cuando más importancia debemos otorgar a ese factor.

Como es lógico, el universo de la publicación digital está propiciando una miríada de cambios en los procesos editoriales. Sin embargo, considerar que la calidad que se puede alcanzar es inferior a la del texto impreso es un craso error por varios motivos. El principal es que los profesionales son los encargados de innovar, de investigar y de abrir caminos para una mejor labor de edición: como herederos de una larguísima tradición que se ha desarrollado siempre de la mano de los avances técnicos, debemos buscar la excelencia en todas las fases de la edición, desde las primeras correcciones hasta la publicación en formato electrónico.

Obviamente, existen diferencias entre un libro impreso y un ebook (al menos hoy día y con los formatos que conocemos), pero en cualquiera de los dos casos hay un flujo de trabajo que implica la realización de una serie de tareas y pruebas. El hecho de que el 90% de las editoriales no le presten atención no significa en absoluto que se pueda desdeñar; al igual que el hecho de que los destinatarios de los libros no sean conscientes de la labor que hay tras el proceso editorial no implica que ésta deba descuidarse. El libro es el resultado de un conjunto de saberes artesanales y profesionales que debe respetarse, y en estos tiempos de edición digital eso sigue siendo válido: lo único que varía son algunas competencias y habilidades.

Esa ambición por la calidad es lo que nos ha llevado a crear #ebookspain. Creemos que los libros electrónicos pueden y deben ser mejores; que la edición digital no se puede limitar a una interfaz amigable en la que apretemos un botón para exportar un archivo. Como decimos muchas veces en Twitter, no existen botones mágicos ni fórmulas maravillosas para elaborar un ebook de calidad: para eso solo vale la dedicación, la profesionalidad, el cuidado, la curiosidad y la entrega. Plataformas y predicadores nos han intentado hacer creer que cualquier puñado de archivos HTML con una presentación visual aceptable es un buen libro electrónico, pero no es así. La semántica, el marcado, la jerarquía, la accesibilidad, etc., son elementos que ni se mencionan en las conversaciones del mundillo, pero que son (y, sobre todo, serán) imprescindibles para entender de forma cabal lo que es (o debería ser) la edición digital.

Formación e información

Otro objetivo que teníamos claro al formar #ebookspain era el de ofrecer a todos los profesionales interesados por el mundo de la edición digital la posibilidad de tener acceso a una formación exigente y en absoluto centrada en maquillajes. Como he dicho, no hay botones mágicos para hacer (buenos) libros electrónicos; el panorama actual de la edición digital está repleto de excepciones, lenguajes, posibilidades y dudas, pero no existen las salidas fáciles o rápidas.

Los que llevamos algún tiempo como fontaneros en este sector sabemos que hacer un ebook de calidad implica mucho trabajo y tiempo. Para hacerlo bien hay que manejar varias disciplinas, ser meticuloso y tener un afán de aprendizaje a prueba de bombas. Yo mismo confieso que, hasta ahora, nunca he quedado satisfecho de ningún libro que haya compuesto en digital.

Por este motivo es fundamental que exista una formación a la altura de unas circunstancias en perpetua mutación, con cambios prácticamente de una semana para otra. Hasta ahora, en este país no se ha prestado atención al verdadero trabajo que conlleva realizar un libro con criterios como los ya mencionados: hay cursos, seminarios o pontificaciones, pero pocos son los que se preocupan por los conflictos reales que afronta la edición de calidad. No hablo solo de las cuestiones más técnicas (a las que, por supuesto, no se ha prestado atención jamás), sino también de algunas otras: la distribución, los metadatos, la venta. Hasta el día de hoy el discurso general ha venido marcado por un proselitismo tecnológico encabezado por fabricantes de software (a los que solo les interesa vender sus aparatos, no lo olvidemos) e iluminados que hacen caja con sus declaraciones triunfalistas.

Eso no debería seguir así, y por ese motivo la asociación #ebookspain considera que ha llegado la hora de plantear unos proyectos que verdaderamente reúnan a los mejores y más capacitados profesionales. Si echan un vistazo a la web tendrán información más completa, pero en pocas palabras se puede decir que lo que pretendemos es ofrecer la posibilidad de adquirir conocimientos en profundidad acerca de todas las fases del proceso de edición digital.

No vendemos soluciones ni tenemos las respuestas a todas las preguntas; creemos que hay mucho que aprender, que la formación es un camino largo y que muchas de las necesidades del sector están por cubrirse aún. Pero, precisamente por ello, tenemos la convicción de que un proyecto de estas características puede contribuir, siquiera un poco, a cambiar la actitud que el propio mundo editorial tiene sobre los libros electrónicos y su realización.

Únanse a nosotros en este viaje. Creemos que va a merecer la pena.

Emiliano Molina

emolina@cuadratin.es

Llevo más de diez años trabajando el sector editorial, primero como editor de contenidos y después como diseñador editorial y maquetador. Desde hace seis años me dedico al diseño editorial y a la maquetación de publicaciones destinadas a la edición impresa y digital, bien sean libros o publicaciones electrónicas para tablets.

2 Comentarios

Deje un comentario